Translate

miércoles, 27 de diciembre de 2017

Sutil como un beso soplado al viento
derritió mi vida en las caricias de sus dedos
no supe de penas, ni malos momentos
solo su voz cantando en ese espacio de tiempo.

Yo quise...

Quise decirle que escuchaba el canto de la alondra
sentada en el balcón de las soledades,
decirle que soñaba con los besos de su boca
mas el silencioso oculto las realidades.
Quise volar entonces
y el sueño se transformo en arena
donde caminaron los pies desnudos
de un beso y sus contrariedades.


Vasos Vacíos

La tristeza visita mi alma
cuando desciende la cascada
en las faces de los que tanto quiero.
Se pronuncia el tiempo de tormentas,
aun cuando el sol esta presente
el día se cubre de rosas negras.
La energía misma, llora toda
la muestra frágil de la existencia,
en la delgadez del hilo de la vida.
Se hace complejo retomar sendero
que alguna vez se transitó en alegría,
me quiebro cual rama al viento
al tan solo no poder entregar consuelo.
La impotencia navega en mi karma
de tan solo, de tan solo…
no poder abrigar para otros el consuelo.

Solo... de momentos

No existe una frase que llene el corazón con la palabra amor,
quizás los pétalos caídos de la vida me mencionen una idea,
la sonrisa de tus fugaces ojos para el futuro de mi memoria
deparándole a los sueños las huellas de tus inocentes pisada.



Orfandad

Cual hoja al viento, el cauce al río, así te extraño
en este silencio de noche que te hace más distante,
en esta luna que navega sobre las altas cumbres,
en este mutismo cruel, que crea la sequedad del terreno.
Donde se duerme a solas mi último suspiro,
en el grito mudo, en la caída del ultimo olivo,
donde yace una alfombra de algo que alguna vez fueron flores.
Entonces siento la soledad que desabriga esta noche,
te nombro cual si fuese promesa de lluvia,
beso el aire con la certeza de un te quiero
Un te amo… porque a ciencia cierta así te extraño.

martes, 12 de diciembre de 2017

Evaluación

¿Han preguntado quien soy yo?
Miro en el espejo, mi rostro cansado, de un camino largo
Y mirando ese rostro le digo quien sois.
…Pues a ciencia cierta, es seguro, no soy la que empecé,
muchos sueños quedaron en el ramal que cruce,
en las piedras del camino, en los versos que cante.
Mas el tiempo me ha dado sus frutos que arremolinan besos,
en los tallos de las semillas que sembré,
en las risas de los versos que forjé.
Late entonces mi corazón con tesón,
reconociendo que hubo noches oscuras
mas a la noche siempre le siguió el sol.
Ese sol que entibia mis días en el orgullo
de haber sido más, mucho más, de lo que debí
lo que algún día ilusioné, lo que de niña sentí.
Y es grato el despertar de un ciclo
evaluando el cotidiano trajín, el derrotero,
reconocerse en esta copla, cual canto nuevo.
Me río entonces del infortunio
que importa si circuló por aquí,
si por las veces que caí, así fue como me erguí.
Entonces te miro y contesto sin bacilar
no hay orgullo más grande el que da tu ventura
de haber sido más de lo que pudiste soñar.

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Abandono

Cual tormento del agua el rio
conglomeran las prisiones
en la desembocadura de lo cuerdo…

Y el silente amargo de tus lagrimas
besa trémulo un espacio sin entrega
se arrastra cual espanto en la duda…

El inevitable quehacer de un sueño
que agoniza en su tormento,
que sucumbe en su misterio…

Sin quererlo, sin pensarlo
se ahoga en el valle del olvido
se pierde en el desierto del exilio…

En las lágrimas que ya no lloverán
en el silencio que ya no gritará
en el deseo que ya no, reclamará.